sábado, 11 de septiembre de 2010

Hay palabras que nunca deben decirse. Menos decir adiós.

Ayer tarde, después de llegar del trabajo e iniciar mi rutina de acceso a la red, me cae de golpe un tweet que dice que Mike Portnoy deja Dream Theater. De verdad parte de lo que para mi era importante se ha perdido. No me mal interpreten: para mi lo mas importante es mi familia, pero la música también forma parte importante de algunas personas, y en particular para quienes tenemos ese gusto, poder encontrar un grupo que reúna talento, buen gusto y virtuosismo, es sólo comparable con un alineamiento estelar. Por eso, cuando MP anuncia su salida de Dream, creo que no sólo yo he perdido algo importante, sino que también ha perdido algo nuestra humanidad, nuestro acerbo cultural como planeta, y en especial, nuestras futuras generaciones, quienes se preguntarán el porqué un grupo de calidad como DT decide bajar de sus filas a uno de sus fundadores y líder del grupo, cuando el despliegue de talento aun no lo ha dicho todo.

Desearía que MP nunca dijera adiós a DT, pero ya lo ha dicho. Y sus hermanos en las armas le han deseado un buen camino. Desearía que muchas cosas que han pasado en la vida no hayan pasado, pero ya fueron. Se que vivir una vida significa vivir con lo que nos toca. A MP le tocaba vivir un sueño llamado Dream Theater, pero él ha decidido despertar.

Desearía que algunas palabras nunca hubieran sido dichas. Lamentablemente es difícil que se puedan retirar.

Alejandro.


-- Desde Mi iPhone

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada